Blogia
aureal

Días de Garaje

Días de Garaje Tengo cada vez más claro que las pelis que ahora merecen la pena no son las hiperpublicitadas superproducciones, que son ultimamente una mierda. Las verdaderas sorpresas las traen películas que llegan sin hacer ruído, como Amanecer de los Muertos, El Efecto Mariposa o Días de Garaje. Esta última pasó sin pena ni gloria por nuestra taquilla, y ahora ha salido en una paupérrima edición de dvd. No me lo podía perder porque: A - me encantan todas las pelis sobre bandas-que-quieren-triunfar, y B - está dirigida por Alex Proyas.

Sus anteriores películas pusieron el listón muy alto: El Cuervo (uuufff, la de posts que vendrán sobre ésta), y la increíble Dark City. Tras un tiempo sin hacer ni el huevo, Alex decidió volver a su Australia natal y hacer una peliculita menor, tranquila y con un enfoque opuesto a la oscuridad de sus anteriores trabajos. Y así nace Garage Days, que narra la pequeña historia de una pequeña banda, en busca del triunfo, primero de menos a más (buscando un bolo, luego una demo, luego un gran concierto), y despues de más a menos.

Los personajes son arquetípicos, pero bien perfilados. Tenemos al cantante idealista y soñador, que acaba decubriendo como la vida real puede ofrecerle grandes satisfacciones. La bajista es la típica niña bien universitaria, reconvertida en punkie, que trata de huir de su pasado pasándose de rosca en la actitud y el sexo. ¡Anda que no conozco chiquillas así! Luego está el batería, realmente divertido. Un chico inteligente ("¡cómo me hablas así: yo- tengo-estudios!"), pero que prefiere experimentar con drogas de cuño propio, buscando la pirula perfecta que le dé "un 10". La amiga/fan/periodista es la ex del guitarra, y también la más sosa del grupo. Además, es una mezcla de Hillary Swank y Kate Bosworth, dos actrices a las que detesto (formando un curioso triumvirato con Felicity). Y por último, mi personaje favorito: el guitarrista. Un nene muy dulce y majo, pero que pierde contacto con la realidad por momentos.

El humor es importante, y aunque hay pelis del gremio más graciosas, Días de Garaje tiene momentos impagables. Por ejemplo, el guitarrista se lia con una super gótica, que como ocurre en la realidad, le contagia de sus rollos morbosos y suicidas, en unas secuencias bastante ácidas. Está claro que Proyas quiere reirse de sí mismo y desdramatizar sus antiguos films, en especial El Cuervo, la Bíblia Fílmica para muchos goticazos. Como su ex se queda embarazada, Josh quiere "ser responsable" y, para demostrárselo, decide cuidar durante un mes un melón ("Mely"), al que cambia los pañales, baña, lleva en su petate de pecho... Las drogas también dan lugar a escenas muy divertidas, bajo el epígrafe de "Diversion con las drogas: Parte 1 y Parte 2".

Proyas juega con el montaje, dándole una estética muy dinámica y atractiva. La banda sonora, sin ser tan espectacular e importante como la de El Cuervo, juega un papel importante. E incluso se permite un par de guiños "cuerveros", como iniciar la peli con ese travelling que entra por una cristalera circular, hablar de la lluvia o meter a Violent Femmes en la banda sonora. Pese a todo esto (y sin que suponga un defecto), Días de Garaje es una película bastante modesta. Tiene bastantes clichés (la vieja gloria del rock, el barman sin paciencia o el super mánager gilipollas - aunque es un actor que me encanta, y su personaje se hace simpático-). No es Cabezas Huecas, ni The Commitments, ni Casi Famosos. Y Proyas es muy consciente de ello, ya que la banda, de la que ni siquiera se sabe el nombre, es bastante mala, como ellos mismos reconocen. Y sin destripar el final, digamos que no consiguen el megaéxito que buscaban (al contrario que en el resto de estas películas), sino algo más real y, por qué no, satisfactorio. Doble mensaje que vale para los que la vemos, y tal vez para el propio Alex, que deja atrás muchos fantasmas y se apunta al buen humor y al optimismo. Una película muy honesta que me ha puesto sonrisa en estos días. Por fin algo lo hace... Ah, y sus créditos, con un homenaje a los Moldy Peaches, son los más simpáticos que he visto en mucho tiempo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Viru -

Bueno, como estoy en su blog y hace 7 años que no la veo, estoy en desventaja. No la tendremos, no.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Viru -

pero El cuervo es bastante Charles Bronson ¿no? Un tío ahí vengándose de los que matan a su familia, solo que en sini.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres